Desde Mediterránea queremos concienciar a la sociedad proporcionando información práctica y útil sobre esta afección. El pasado día 14 de noviembre fue el Día Mundial de la Diabetes, enfermedad crónica más frecuente del mundo. A continuación, desarrollamos información básica sobre la diabetes:

1. Existen tres tipos de diabetes:

Tipo 1: Representa entre el 5-10 % de todos los casos de diabetes diagnosticados y se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere siempre administración de insulina.

Tipo 2: Representa entre el 80-90% de todos los casos y se caracteriza porque el cuerpo no utiliza correctamente la propia insulina y está muy asociada al sobrepeso y al sedentarismo.

Gestacional: Se caracteriza por una subida de azúcar que aparece durante el embarazo.

2. ¿Cómo se trata la diabetes?

El tratamiento de la diabetes depende del tipo de diabetes, y este puede ser:

  • La administración de insulina o la toma de medicamentos orales
  • Seguir un plan de alimentación saludable
  • Mantener un peso adecuado
  • La realización de actividad física.

Diabetes Tipo 1

Las personas con diabetes tipo 1 han de:

  • Inyectarse insulina para poder vivir.
  • Realizar una monitorización de la glucosa.
  • Seguir un plan de alimentación equilibrado.
  • Realizar actividad física de forma regular.

Diabetes Tipo 2

La diabetes tipo 2 está relacionada con el sobrepeso, la obesidad y la inactividad física.

El tratamiento puede variar en función de cuando se haya diagnosticado la enfermedad y de su evolución:

  • En general, se debe seguir un plan de alimentación saludable que ayude a controlar el peso corporal, junto con la realización de actividad física regular y fármacos orales.
  • Si con eso no es suficiente, se añadirán nuevos fármacos orales o inyectables.
  • Si tampoco es suficiente, se deberá añadir insulina al tratamiento.

Diabetes Gestacional

El tratamiento se basa en:

  • Seguir un plan de alimentación saludable.
  • Realizar actividad física regular.
  • Monitorización de la glucosa antes de las comidas y una hora más tarde.

Si con este tratamiento no se consiguen los objetivos de control de glucosa deseados, se añadirá insulina, ya que no se pueden dar fármacos hipoglucemiantes durante la gestación

3.La alimentación, fundamental en el tratamiento de la diabetes

En general, todas las personas, con diabetes o sin ella, deben seguir un plan de alimentación sano, variado y equilibrado con el objetivo de:

  • Mantener un estado nutricional y peso adecuado.
  • Ayudar a controlar la glucemia.
  • Prevenir factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión y los niveles de colesterol elevados

Para muchas personas con diabetes, la parte más difícil del tratamiento es determinar qué comer y seguir un plan de alimentación.

No existe un patrón de alimentación único para todas las personas con diabetes, y la planificación de las comidas debe ser individualizada. Cada persona con diabetes debe participar activamente en la educación, el autocontrol y la planificación del tratamiento con su equipo de atención médica, incluido el desarrollo colaborativo de un plan de alimentación individualizado.

Objetivos de la terapia nutricional para adultos con diabetes

  • Promover patrones de alimentación saludables, enfatizando una variedad de alimentos ricos en nutrientes en cantidades apropiadas, para mejorar la salud general y:
  • Alcanzar y mantener los objetivos de peso corporal
  • Lograr objetivos individualizados de glucemia, presión arterial y lípidos
  • Retrasar o prevenir las complicaciones de la diabetes
  • Abordar las necesidades nutricionales individuales basadas en preferencias personales y culturales, acceso a alimentos saludables, voluntad y capacidad para realizar cambios de comportamiento
  • Mantener el placer de comer
  • Proporcionar a una persona con diabetes las herramientas prácticas para desarrollar patrones de alimentación saludables en lugar de centrarse en macronutrientes, micronutrientes o alimentos individuales.

El tipo de grasas consumidas es más importante que la cantidad total de grasas cuando se analizan los objetivos metabólicos y el riesgo de ECV

EL MÉTODO DEL PLATO para la diabetes se usa comúnmente para proporcionar una guía básica de planificación de comidas, ya que proporciona una guía visual que muestra cómo controlar las calorías (presentando un plato más pequeño) y los carbohidratos (limitándolos a lo que cabe en una cuarta parte del plato) y hace hincapié en las verduras bajas en carbohidratos.

4.La actividad física para controlar la diabetes

La actividad física adaptada a las posibilidades de cada persona y practicada de una manera regular puede contribuir de manera muy positiva a controlar bien la diabetes, a reducir los factores de riesgo vascular

  • En el caso de la diabetes tipo 1, el ejercicio es recomendable para mantener un buen estado físico.
  • En el caso de la diabetes tipo 2, el ejercicio constituye una parte importante del tratamiento, asegurando un mínimo de 150 minutos a la semana.

La realización de ejercicio tiene que estar planificada, previamente, para evitar un descenso excesivo de glucosa en la sangre (hipoglucemia), sobre todo en aquellos casos en que la persona está tratada con insulina y algún tipo de fármaco que pueda producir hipoglucemias.

Se ha demostrado que el ejercicio mejora el control de la glucosa en sangre, reduce los factores de riesgo cardiovascular, contribuye a la pérdida de peso y mejora el bienestar

5.Los síntomas habituales de la diabetes